Make your own free website on Tripod.com

Capítulo 9

Traicionados


Cuando se descubre o desenmascara una conspiración católica, Roma llama a especialistas para que resuelvan el problema. A éstos se les conoce como tergiversadores de la verdad. Ellos lanzan ataques para contrarrestar las advertencias que otros tratan de difundir. En la Segunda Guerra Mundial, cuando el Vaticano estaba aniquilando a los miembros de la Iglesia Ortodoxa Griega en Yugoslavia, los sobrevivientes, con pruebas documentadas, trataron de llegar a los Estados Unidos para denunciar esos crímenes. Una vez que comenzó a llegar la información respecto a lo que sucedía en Yugoslavia, los peritos tergiversadores de la verdad se movilizaron. ¡Calificaron esa información de intolerancia y propaganda anticatólica! Para confundir al público, minimizaron las atrocidades.

Uno de ellos fue Louis Adamic. Su tarea era convencer al pueblo norteamericano de que los informes sobre las horribles matanzas en Yugoslavia, eran falsos. Adamic y el grupo católico que trabajaba con él, convencieron al presidente Roosevelt y a su esposa, Eleanor, de que esas matanzas –los peores crímenes de la Segunda Guerra Mundial– eran sólo propaganda. Adamic convenció a la señora Roosevelt de que los informes eran falsos. Cuando ella descubrió que eran verdaderos, era demasiado tarde. Casi un millón de personas habían sido asesinadas en forma atroz. 

Los jesuitas se dieron cuenta de que esta era un área crítica en la comunidad cristiana y que ayudaría al Vaticano. Necesitaban un grupo de expertos que investigaran a las sectas, pero que nunca hablaran de Roma como enemigo. Sería otra cortina de humo. En la comunidad cristiana hay personas de mucha confianza, amadas y respetadas. Creo que ellas, a sabiendas o no, están haciendo para el Vaticano el mismo trabajo que hizo Louis Adamic. Están cegando los ojos y tapando los oídos de los creyentes cristianos, convenciéndoles de que el papa es nuestro amigo. El trabajo de ellos es ridiculizar y destruir la reputación de cualquiera que trate de advertir en cuanto al Vaticano, de manera que no le den importancia. 

A los cristianos que se preocupan por las advertencias, les dicen que son mentiras, afirmaciones absurdas en las que no deben confiar; que ese material y las pruebas son engaños, y que deben desecharlos como basura. 

Los jesuitas iban a necesitar a alguien que ocupara un puesto clave para protegerlos en los círculos protestantes. Si encontraban tal persona, ésta podría alcanzar una posición de confianza, como un guardián que protegería de las sectas a los protestantes. Debía ser un hombre que se uniera a los que denunciaban las enseñanzas antibíblicas de los Testigos de Jehová, los Mormones, la secta de Moon y las religiones orientales; pero no debía atacar jamás a la Institución Católica Romana como la ramera del Apocalipsis, sino referirse a este sistema como “una iglesia cristiana apóstata”, lo que, por supuesto, es el argumento que usan los jesuitas. Una persona tal sería muy valiosa para la causa del catolicismo romano. Sería una cortina de humo perfecta. Cualquiera que intentara hacer sonar la alarma respecto a la ramera del Apocalipsis, tratando de advertir a los cristianos en cuanto a una nueva inquisición, fácilmente sería desprestigiado por ese experto en sectas, porque muchos confiarían en él.

ALBERTO, Pág. 27. Publicado por Chick Publications

Este documento de identificación fue emitido en 1967 por el gobierno español, bajo el mando del dictador Franco. Sus fuerzas de seguridad eran tan estrictas como lo fue la Gestapo en Alemania. Para obtener este documento, Alberto Rivera tuvo que presentar certificado de nacimiento, papeles de identificación y un documento de su arquidiócesis para probar que era sacerdote. Tomaban parte varias organizaciones de seguridad, similares a la CIA y el FBI de los Estados Unidos. Para recibir este documento, el sacerdote Rivera tuvo que conseguir aprobación de todas esas organizaciones. Era imposible que fuera falsificado. No hay duda de que fue un sacerdote. Lo que se ve aquí lo prueba. Este documento fue expedido por un gobierno que había jurado sumisión absoluta al papa por medio del concordato firmado por el gobierno de España y el Vaticano.

Una de las decisiones más difíciles que he tenido que hacer, desde que comencé a trabajar como editor cristiano, fue la que enfrenté después de escuchar la historia del Dr. Rivera y ver todos sus documentos, fotografías, papeles de identificación y cartas que prueban que él era sacerdote jesuita. Cuando comprendí finalmente que se nos estaba preparando el camino para otra inquisición, me di cuenta del problema en que me iba a encontrar si hacía sonar la alarma y los cristianos no me creían. Podíamos perder nuestra empresa, nuestra reputación y nuestros amigos. Si imprimía la historia de Alberto, entraría en una batalla que pondría en peligro a mi familia y mi propia vida. 

Me di cuenta de que ninguna otra editora cristiana trataría este tema porque podrían fracasar, y como negocio, sería desastroso para ellas. Fui al Señor en oración y sucedió lo que había temido. Le pregunté a Dios si debía atacar a la madre de las rameras y las abominaciones de la tierra.


Esta es una copia de la última certificación oficial que le
entregaron a Alberto justo antes que saliera de España en 1967.

“¿Debo atacar al Vaticano?”, Pregunté. Dios dijo: “Sí”. Entonces publicamos ALBERTO. Y, en mi corazón, tenía la esperanza de que Walter Martin me apoyara. 

Una pregunta quedó grabada en mi mente. ¿Por qué Walter Martin no hizo sonar la alarma? Era el gran experto en sectas, especialmente porque conocía la historia de la Inquisición. Sin embargo, se mantuvo callado. ¿Por qué Walter Martin defiende ese sistema diabólico llamándolo iglesia cristiana? El es un genio. Conoce la historia de la iglesia católica, sin embargo, defiende a la ramera del Apocalipsis. 

Yo solía orar por él, pero ya no lo hago. Dios me dijo que no lo hiciera. La Biblia dice que busquemos a Dios en oración. Cuando oro, el Señor me da una respuesta específica. Cuando digo a otros que he orado al respecto, comentan: “Eso es sólo un pretexto”. Realmente no entiendo por qué lo dicen. La Biblia nos dice que busquemos la guía del Señor. ¿Acaso se han alejado tanto de la verdad que no pueden entender cuando alguien confía en la guía de Cristo? Si El es Señor, debe ser Señor en todos los aspectos de nuestra vida. 

Constantemente recibimos cartas con testimonios de católicos romanos que han sido salvados por medio de nuestra literatura, sin embargo, hay cristianos sentados con los brazos cruzados. Los campos están blancos para la siega y la gente que nos rodea está yendo al infierno. Hay 60 millones de católicos romanos a quienes debemos alcanzar con el mensaje de salvación, y nadie quiere evangelizar. Algunos creyentes temen tanto lo que otros puedan pensar de ellos, que prefieren permanecer sentados y mirar cómo la gente se va al infierno, en vez de correr el riesgo de ofenderlos hablándoles de Cristo. 

Quedé sorprendido cuando Chick Publications recibió críticas por lo que estábamos haciendo. Todo provenía del mismo grupo. Parecía haber una conexión entre las personas que hacían la propaganda de que Alberto era un fraude. Gary Metz publicó su artículo en Cornerstone, Christianity Today y Our Sunday Visitor, un periódico católico. Brian Onken, el asesor de investigaciones de Martin, escribió un artículo difamándonos y defendiendo a la madre de las sectas. Lo mismo han hecho Bill Jackson en San José y Bart Brewer en San Diego. Supuestamente ambos dirigen instituciones que ministran a católicos. Sin embargo, van a las iglesias tratando de destruir nuestra credibilidad. ¿Por qué? ¿No le parece un poco sospechoso? 

¿Habla Walter Martin en nombre del cuerpo de Cristo? ¡No! Sólo la Palabra de Dios lo hace. Sin embargo, este señor se para en su pedestal, con las manos llenas de basura denigrante provista por el Vaticano y las fuentes pro-católicas, y la arroja contra Alberto para destruir su reputación. El Dr. Rivera afirma que tiene copias del material original que el Vaticano y los superiores jesuitas de España le enviaron a Martin. Pero, como notará, Martin no ha atacado el mensaje del Dr. Rivera de que el Vaticano es la ramera del Apocalipsis. Sólo ataca al Dr. Rivera. Aún así, ¿está Martin libre de pecado? ¿Qué hay del pasado de Martin? También su reputación podría ser destruida con calumnias, como la de cualquier otra persona. ¿Desacreditaría eso toda la información que da acerca del mormonismo y de los testigos de Jehová? ¡No! Dios nos usa a pesar de lo que somos.

EL REINO DE LAS SECTAS
Un Análisis de los Principales Sistemas de Sectas
en la Presente Era Cristiana

por
WALTER MARTIN, M.A., PH.D.

CONTENIDO

1. El Reino de las Sectas
2. Superando la Barrera del Lenguaje
3. La Estructura Psicológica de las Sectas
4. Los Testigos de Jehová y el Atalaya
5. Ciencia Cristiana y Nuevo Pensamiento
6. Mormonismo - Los Santos de los Últimos Días
7. Espiritismo - La Secta de la Antigüedad
8. El Reino del Divino Padre
9. La Sociedad Teosófica
10. El Budismo Zen
11. Iglesia de la Nueva Jerusalén-Swedenborgianismo
12. La Fe Bahai
13. La Secta Musulmana Negra
14. La Escuela de Cristianismo de la Unidad
15. Herbert W. Armstrong y la Iglesia Mundial de Dios
      (Anglo-Israelismo)
16. Las Sectas en los Campos Misioneros del Mundo
17. El Jesús de las Sectas
18. Evangelismo de Sectas - Campo Misionero Cercano
19. El Camino a la Recuperación
Apéndice
     Adventismo del Séptimo Día
     Unitarianismo
     Los Rosacruces 
11
18
24
34
111
147
199
213
222
234
241
252
259
275
295

324
334
341
353

360
424
428 

En el REINO DE LAS SECTAS, Martín nunca menciona el catolicismo romano como secta, y nunca les dice a los católicos romanos que salgan de ese sistema antibíblico — "LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA" (Ap. 17:5) 

¿Quién es realmente digno de ser usado por Dios? Vea en la Biblia. Moisés era un asesino. David era un adúltero. Sin embargo, Dios los usó a pesar de sus fallas humanas. Nuestra tarea no es tratar de descubrir lo malo que alguien haya hecho. Dios se encargará de eso, porque todos rendiremos cuentas en el día del juicio. Dios conoce el corazón. Nosotros no lo conocemos. Nuestra responsabilidad es exaltar a Cristo y evangelizar a los perdidos. 

Los medios de información controlados por los católicos, incluso U.S. News and World Report, emprendieron una campaña contra nosotros. Se nos criticó a nivel mundial. La revista Christianity Today ayudó en forma increíble al Vaticano. Su artículo lo reimprimieron en Europa, Australia y otros países. Casi no podía creerlo cuando supe la cantidad de dinero que se gastó para silenciarnos. Aun antes que la historieta ALBERTO llegara a Alemania, el mensaje de descrédito se había difundido en toda Alemania, Francia, Suramérica, México, Canadá, Asia e Inglaterra. ¿Cuál era la información tan importante que contenía nuestra historieta ALBERTO para que este grupo llegara a tales extremos para desacreditarnos? 

Lo triste es que gastaron todo ese dinero y energía para detener esta revista ganadora de almas. Cuando hablamos contra Roma, todos reaccionaron. Sin embargo, existen tantas librerías con material pornográfico, y nadie dice nada. Cierta vez una persona me dijo: “Jack, si tiras una piedra en un callejón oscuro y escuchas un grito, sabrás que golpeaste algo”. Bueno, tomando en cuenta el grito que se lanzó, creo que golpeamos algo grande.

U.S. News & World Report,
13 de julio de 1981, p. 49
Extracto de una porción del artículo titulado:

 

SEÑALES DE FANATISMO QUE PREOCUPAN A AMÉRICA


Nazis marchan en un barrio judío en Southfield, Michigan

Fue arrestado por el asesinato de tres laosianos que perdieron la vida en un incendio provocado en los suburbios del noroeste de Chicago. Desde entonces, han atemorizado a otra comunidad laosiana incendiando varias casas. 

En un tercer suburbio de Chicago, la casa de una familia inmigrante de la India fue atacada con piedras y balines. El jardín fue destrozado con automóviles e incendiaron el auto de la familia. 

Niños hispanos que asisten a escuelas de Cleveland dicen que frecuentemente son golpeados a causa de su ascendencia. 

Esta fricción también ha provocado violencia contra los blancos en ciudades como Miami, donde hubo varios blancos entre las 18 personas que murieron el año pasado en disturbios en los guetos. En junio, en una prisión de Tennessee, a miembros de un grupo militante negro llamado Alkebu-lan se les responsabilizó por las 22 puñaladas que recibió James Earl Ray, culpado por la muerte de Martin Luther King, Jr. 

En la costa del Golfo de Texas, dos vietnamitas que dispararon y mataron a un blanco en una disputa por los derechos comerciales de pesca, fueron absueltos después de alegar que había sido en defensa propia. 

En busca de chivos expiatorios.– Como principal razón del aumento de la intolerancia, se señala el problema económico de los Estados Unidos. Harry M. Brown, abogado de Cleveland y ejecutivo regional de un grupo judío llamado Comisión Sobre Asuntos Legales y Públicos, explica como el hecho de que ellos lo perciben como real". 

También se informa que están aumentando los ataques a grupos religiosos, aunque son menos violentos. Por ejemplo, la Liga Católica en Favor de los Derechos Civiles y Religiosos está preocupada por la creciente venta de historietas ilustradas que presentan en forma negativa al catolicismo. 

Las revistas, publicadas en Los Angeles por la compañía de Jack T. Chick, un editor fundamentalista, afirman que el Vaticano tiene una "lista negra" y que está conspirando para destruir a las iglesias protestantes infiltrando en ellas agentes jesuitas. 

Dividir y conquistar.– Otro problema que preocupa a los teólogos es la tendencia creciente de algunos creyentes de denigrar a otros grupos religiosos. Un ejemplo que se cita es la entrevista en la revista Nueva York, en la que un representante del movimiento fundamentalista Moral Majority (Mayoría Moral) trataba de apoyar se declaración de que los "cristianos nunca han sido antisemitas". Cuando se le presionó para que reconociera el antisemitismo en la Inquisición española, el predicador respondió: "Ellos no eran cristianos. Eran católicos romanos." 

El 2 junio, el estado de Connecticut aprobó una ley que prohíbe, desde Illinois y Connecticut hasta Texas y Alabama, campamentos de entrenamiento paramilitar de la clase que abrió el Ku Klux Klan. Legislaciones similares están pendientes en casi otros doce estados. 

Los intentos de KKK y de los nazis para ganar adeptos entre estudiantes de secundaria están enfrentando fuerte oposición de los profesores en varias comunidades. 

El Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York ha formado una unidad de 14 miembros para la "investigación de casos causados por prejuicios". En Detroit, algunos líderes negros han pedido el resurgimiento de un escuadrón similar que fue desorganizado en 1977 debido a la disminución de los problemas raciales.

La noche del 2 de febrero de 1982 estaba viendo el canal 40, de Trinity Broadcasting Network del sur de California. Harold Bredeson, un prominente líder ecuménico, estaba hablando con Walter Martin. Bredeson, dirigiéndose a la cámara, dijo más o menos lo siguiente: “Walter Martin, al no atacar al movimiento carismático, fue uno de los que ayudó para que fuera aceptado por las denominaciones”. Walter inclinó la cabeza y sonrió. A los carismáticos católicos romanos, él los llama hermanos y hermanas en Cristo. Esas personas aún van a misa y adoran al Jesús galletita como Dios Todopoderoso. ¿Ve el peligro? ¡Parece que hemos sido traicionados! 

En 2 Timoteo 4:14, el apóstol Pablo dijo: “Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos”. He visto el tremendo daño espiritual que Walter Martin ha causado desacreditando los libros nuestros que denuncian a la ramera del Apocalipsis, y los amados católicos romanos que confían en Walter Martin de todo corazón, han permanecido en ese sistema porque él no les ha dicho que salgan de él. Los seguidores de Martin no creen que sea necesario evangelizar al pueblo católico. Ellos miran con desprecio nuestro material evangelístico. Como Pablo, digo con todo el dolor de mi corazón, que el Señor le pague a Walter Martin conforme a sus hechos. 

La Biblia dice: “Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová” (Jer. 17:5) Piense en esto. ¿Podría ser otra cortina de humo para hacer creer a los cristianos que la ramera del Apocalipsis es realmente un grupo cristiano? Jesucristo dijo: “Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas” (Ap. 18:4) ¿Les dice Walter Martin que salgan de ella? Que yo sepa, no. ¿A quién seguirá usted?